miércoles, 21 de junio de 2017

Otra vez

¿Cuántas veces más?
Me pregunto, y escucho atento al mar:
Las que sean necesarias para nunca olvidar.

Me quedanlas alas rotas, los sueños secos y en mi cuaderno las notas dibujadas de la que sería nuestra canción, razón para volar en sueños y dueños de nuestra fantasía romper los muros de la prisión del tiempo y espacio.

Despacio suspiro el Nombre que anhela mi alma y nada hace eco a mi llamado.

¿Cuántas veces más tendré que pasar por esta herida autoinfligida? 
¡Tragos amargos de recuerdos y sonrisas fingidas!
Pasando cada rato como el patético ingrato que mendigaba amor a cambio de sonrisas, sorbiendo lágrimas para menguar de otros las pesquizas.
Durmiendo con un ojo abierto esperando súcubos que hagan trizas mi tranquilidad,
Ironía de la triste humanidad en busca de la felicidad que se niega a sí misma por su propia frialdad.

Entre líneas de desdeño y sueño como un leño en la hogera la cordura queda fuera de toda ecuación cuando dentro de la operación se mezcla el corazón y me pregunto ¿cuantas veces más? ¿cuantas veces más voy a pasar por un instante de locura sin mesura de mi persona?

El mar responde en la espuma de sus olas: ¡Las horas todas! ¡Las que sean necesarias para nunca olvidar!

jueves, 24 de noviembre de 2016

Algo de Esperanza


Al aparecer el alba encontrarán mi cuerpo,
este cuerpo tan vívidamente muerto
como un espectro errante del infierno.

Al despuntar el cielo se hallarán mis restos,
carcomidos, abandonados por los perros,
descomponiéndose dulcemente junto al tiempo.

Al hallar los últimos pasos de un fugaz existir
veran asirse a la nada todos los pensamientos,
no había nada antes, tampoco hay algo ahora,
las noches eran tan insípidas como las auroras.

No existió en el sueño un momento perpetuo,
el vacío inundó siempre el vaso con hiel y vino,
hundió todos los sentimientos en el sopor,
nada había quedado para lo sentido.

Todo fue azar en el frío, azar en el estío,
la soledad llenaba siempre todo lo concebido,
ahí están mis restos, talllados en el olvido.

Y aún aquí esperan el suave suspiro del viento,
aún así esperan la tersa lluvia o el cielo abierto,
que venga a terminar con el llanto fúnebre
que acabe el insondable suplicio lúgubre,
aún esperan ver el dolor lejos de los sueños.

Esperan en la nada, esperan en el alba,
esperan fielmente con la agonía agrietada,
pero aquel alivio por siempre se ha perdido
la existencia nunca cambio de color,
nunca llegué a sentir algo de esperanza.
 

jueves, 9 de junio de 2016

Hace Tiempo


Hace un segundo volví a pensar en ti. 

Hace una hora seguía solo recostado 
en la habitación mirando el tejado gris. 

Hace un día sentía la misma envidia
que me carcome al no poder huir de aquí. 

Hace una semana abrazaba el cielo
reanimando un sueño que deseaba morir. 

Hace un mes caminaba sin consuelo
en las viejos andenes del ferrocarril. 

Hace un año luchaba contra la tiricia
para levantarme y volver a sonreír. 

Hace un lustro bello era el mundo
con tus manos andando junto a mí. 

Hace una decada todo se iluminaba, 
fue aquel día en que te conocí. 

Al iniciar la vida yo lloraba porque ya sabía 
que tarde o temprano te dejaría ir. 

Hace más de la existencia yo no existía, 
al igual que ahora que ya no existo
desde que te vi partir. 

miércoles, 8 de junio de 2016

Ahora

Ahora, con la tranquilidad lúgubre del infierno,
coloco aquel recuerdo dentro del incienso
esperando desaparecer el cuerpo muerto
y recuperar la brisa de aquel calor
con la que me esperanzaron esos besos,
el aroma de las cenizas en los huesos,
el sabor azul del nocturno momento,
del bello instante en el que comencé a morir.

miércoles, 6 de abril de 2016

GELATINAS

Gustoso podría inventar algunas incoherencias
Adornar una historia que jamas ocurrio
Y asi cumplir una promesa que  un dia te hice,
Inmortalizandote en unas líneas,
Para  hacerte el mayor de los regalos que un pobre diablo como yo puede hacer,
Aunque quizás sea lo único que realmente puedo entregar,
Palabras llanas y carentes de sentido
Ideas que solo tu y yo podemos entender
Y quizás, algún flan valiente en un mundo de fantasia
De una historia sin terminar…

Pero que mas da, esta vida es corta y lo único que tenemos son recuerdos,
Que como pequeñas gravas forman angelitos en el piso
Solo para ser borrados con nuestros propios pasos
Y convertirse en destellos de imágenes que llegan a nosotros a las tres de la mañana
Y con poco menos de medio cerebro
Ayudar a cumplir una promesa que seguramente habras olvidado.


domingo, 27 de marzo de 2016

BABEL

Quisiera poder describir esto que me arrebata la poca cordura que yace dentro de mí, ojala las palabras surgieran de mi cabeza con la misma fluidez como lo hacen esas terribles imágenes…pero por desgracia no es así, todos los intentos por expresar lo que atormenta mi alma encallan en el océano de expresiones que jamás salen de mi boca, mi absurda mente  y lerda lengua no puede pronunciar esas abstracciones que vomitan terribles escenas dentro de mi alma…

Un extranjero dentro mi propia cabeza, un visitante de un país lejano que no entiende lo que se habla a sus espaldas, aunque quien habla esas cosas no es nadie mas que yo mismo.


El silencio es mi mejor amigo, es el único que logra entender mi leguaje.

MICRAS

Momento a momento nuestro labios se acercan más,
nuestros corazones cada vez laten más de prisa,
tú dulce aliento es recibido por el mío;
un beso entre nosotros se aproxima
pero tú te apartas de mi
y así el clímax se pospone una vez más,
no hay frustración o enojo alguno
solo una sonrisa coqueta en tu rostro,
-Es todo lo que recibirás- son las palabras
que de ti emergen y con ellas
una promesa silente que es lo que en verdad escucho

y mañana quizás otro intento fallido he de realizar.

jueves, 24 de diciembre de 2015

Acabará


Estoy sintiéndome lejos del sentir, 
gusanos entran por los labios rotos, 
escapan carcomiéndome los poros, 
vibra bajo pecho un último latir. 

Estoy huyendo cautivo del existir, 
ya sin vid y añorando los otoños, 
cansado por recoger los despojos, 
aroma a fuego infernal he de seguir. 

Carezco de vida uniéndome al vaivén, 
ahora tampoco la esperanza encepo. 
¡Adiós!... Un último baile en el edén. 

Hay mucho frío crujiendo en el cuerpo, 
nada que pueda imaginar como bien, 
pero acabará, para eso es el tiempo.